martes, 24 de julio de 2007

Tomé una micro

Las micros son los autobuses que recorren la ciudad, nunca se dice coger la micro sino tomar la micro si no quieres que te miren con sonrisa picarona. La verdad es que por fuera ya se ve cómo son pero cuando te subes es aún más “tercermundista”.


Pensé que sería capaz de pagar los 300 pesos que vale el billete (no llega a 45 céntimos) de pie al lado del conductor pero fue imposible, si no quería caerme. Así que me tuve que sentar y luego cambié de asiento al del final para hacer la foto de la derecha. Si sale así de movida es porque fue imposible hacerla mejor: la traqueteo era increíble, parecía una atracción de feria. Yo no sé muy bien de qué parada salen estas micros, cuáles hay, sus números, itinerarios; muchas veces paran donde no hay parada señalizada y si pides en el Ayuntamiento o en la Oficina de Turismo un mapa o guía con las líneas de bus y sus recorridos te miran como si fueras… Bueno, supongo que te miran como si fueras europea, que lo tenemos todo organizado al milímetro con paradas señalizadas, horarios establecidos que (más o menos) se respetan, y sobre todo tracción en todas las ruedas…



Otra cosa que me fijé el primer día (defecto profesional, al vivir en casa con un telecos) y que se ve poco en ciudades europeas (vaya, las que yo he visto) son los postes de los cables.
Esta foto va por ti, Papi, ¿ves como se pueden poner los cables de cualquier manera?


5 comentarios:

Rose dijo...

JejJEJJE

Curioso el micro, pero al menos va poco lleno, ¿no? ¿O también tiene su hora punta? Si es así, ¡¡vaya agobio!! Qué bueno poder ir leyendo cosillas tuyas, me siento un poco de viaje contigo =) ¿Y la gente de allí qué tal? Estudiantes que venden aceitunas... ¿¿No te estará intentando sobornar?? ;) Tu despachito suena de maravilla. ¿Los estudiantes no los conocerás hasta el 8 de agosto? Ya nos contarás, y estate tranquila: dominarás hasta los más fieras del fondo, entre los consejos de Ruben y el Mr. Mallen que tenemos escondido en algún recóndito lugar del cerebro, ya verás...

Cuídate mucho, BESOTE

Laura dijo...

Paatyyy!!! mra q me he animado a escribir en tu blog!! jajaja q xuli todo lo q publicas.. q romántica la foto con rubén y qué xuli lo del micro, tu casa, tu habitación y todo!!!! vaya cambio pero te sentará mu bien.. ya verás... q en nada estás aquí a de nuevo y cn una experiencia más en la mochila!!! un bexito enorme guapi!!! mmmmmmuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaa
(y tenemos una conversación pendiente eh??? q en septiembre seguro que habrá novado!!!jajajjaa)

Patricia dijo...

Ana, Rose, Lau:

¡Qué ilu vuestros comentarios! Pensaba que la gente ya se había hartado de mis escritos y de mis aventuras. Me alegro mucho de que queden incondicionales...

Al final las clases empiezan el día 6, hasta entonces no conozco a mis joyas. Sí pretendo hacer una mezcla entre los consejos de Rubén, Mr. Mallen, el Sr. Malem (profe de la Facultad de Derecho) y un poco de amabilidad e intuición femenina, que aquí hay demasiados hombres de referente.

Lau, Ana: qué bien que hayais encontrado un momento en vuestros días de trabajo para decirme algo.

Un beso a todas, bueno y también a los que leen de vez en cuando y no dicen nada.

Anónimo dijo...

Pues vaya con la micro... ostras yo que me he comido mis años de transporte público para ir al cole... creo haber visto alguno de esos por Mataró!!

sí, el tema de la amortiguación (no tracción ;) ) es algo que se les podría sugerir,no??

aún estando lejos... como dice uno que yo se...
“Antes de tres lunas volveré por ti,
antes que me eches de menos.
Dejaste vías muertas tendidas al pasar,
nunca te he esperado tanto.

A un minuto de ti,
voy detrás de ti.
A un minuto de ti,
te seguiré.

un bso

ruben dijo...

Bueno para los que no sepáis quien es el anónimo... se me olvidó poner el nombre...

imagino que tu ya sabias quien era jejeje

un bso