miércoles, 1 de agosto de 2007

Todo un inmenso jardín, eso es América...

Ya hemos entrado en el mes de agosto y se cumplen justo 2 semanas desde que dejé mi Barcelona. Hoy, para celebrarlo, en lugar de aburriros con mis escritos voy a enseñaros algunas fotos del fin de semana y de hoy, con un tema común: el del título precisamente. Y para acabar, ¿quién mejor puede cantar el título de la entrada de hoy? Lo sé, no acaban de ser mis gustos musicales pero esta canción me ronda por la cabeza últimamente.




Volcán Calbuco


Volcán Osorno y el Lago Llanquihue



Saltos del Rio Petrohue



Arrayanes en el Jardín Botánico de la Universidad. (Esta no la he hecho yo,

sino Irma, una profe del Instituto de Estadística)



Jardín Botánico de la Universidad



















5 comentarios:

ruben dijo...

"Sueños"

No queremos lo que tenemos, sino,
queremos lo que queremos
Y por querer y no querer
El último suspiro
Será en ausencia

................

solo quería aportar algo más... sin palabras

un bso

Mum Y Papi dijo...

Las fotografias son muy bonitas, estas haciendo un blog digno de guardarlo y recordarlo siempre.

La canción aunque no sea de tu epoca es muy adecuada.


Otro beso como siempre

rous dijo...

Veo una estupenda colección de fondos de pantalla... espero que a la vuelta me pases algunas ;) Es precioso, disfrútalo!

BESASO

Patricia dijo...

Rose, ¡qué bueno! Yo también pensé en usar alguna de estas fotos como fondo de pantalla. Bueno, en realidad la primera, es mi favorita.

Pero por ahora tengo una foto que no quiero cambiar... jejeje

¡Un besazo y gracias por el apoyo!

Anna E. Puig dijo...

I de cop, havent fet una merescuda migdiada de gos atropellat d'una tarda qualsevol d'estiu, després d'un estressant matí de tovallola a piscina (sempre havia sostingut la idea que als fluorescents de les cases dels hipotètics estudiants/tes de Dret hi haurien d'incorporar raigos uva!), al Lluís Companys, 14 de Berga apareix una postal...i no és precisament una postal qualsevol, sinó una postal Xilena. I la penjo i no la penjo en un lloc qualsevol, sinó al racó dels petits tresors.